“Porque en mí floreció tu primavera; porque tu otoño maduró mi espiga, que el invierno guarece y atempera…”, cantó el poeta mexicano Salvador Novo. ¿Quién dijo que el otoño es sólo melancolía? También es tiempo de romanticismo, de calor, de abrazos, de fuego y de pasión. Aunque menos frecuente, la decisión de casarse en la estación más romántica es acertar de pleno. Días de luces mitigadas y tenues, de sol apaciguado, de atardeceres anaranjados, de temperaturas benignas…, hasta de lluvias suaves y mansas. Como la naturaleza que muda de color para preparar su invierno, Alfonso Catering transforma la decoración de sus banquetes y lo adecua a este tiempo de transición, convirtiendo un evento en un rincón mágico y placentero donde ni la más furiosa de las tormentas puede romper el encanto.

 Acaba el estío y sus colores brillantes, pero el mundo no se apaga, varía, por eso vamos a competir en belleza con el campo, haciendo uso de los colores que nos trae la propia naturaleza: manteles de color crema, blancos rotos, ocres, rojos y burdeos, todas las tonalidades del verde seco y marrones que combinaremos con sillas y centros de mesa.

Decoramos con frutos del bosque y frutos secos de temporada, desde las castañas a las nueces o calabazas, piñas o muérdagos, ramas y hojas que van secándose, dotadas de colores de ensueño que van del amarillo al ocre, pasando por rojo sangre. Gamas calientes que nos hagan olvidar un chaparrón inesperado en ese antiguo convento o en ese viejo salón, rodeados de bienestar y belleza. Las flores de los centros serán de temporada, de colores acordes con este otoño que se viste terroso, pardo, caqui, marfil, tostado, nogal…

Y velas, porque el fuego simboliza la pasión y dota de calidez cualquier ambiente.

 

 

Descartamos los colores fuertes o brillantes y la paleta color pastel, más propia de la primavera, pero nos quedamos con la gama de los rosa palo, lilas y violetas, para esas decoraciones más románticas.

Y nos enamoran los tonos dorados para estas fechas, combinándolos con verdes apagados que nos recordarán a los bosques en noviembre.

¿Quién dijo que era aventurado casarse en otoño? ¡Pero si es lo más romántico!

octubre 20, 2014

Bodas en otoño…vientos de cambios

“Porque en mí floreció tu primavera; porque tu otoño maduró mi espiga, que el invierno guarece y atempera…”, cantó el poeta mexicano Salvador Novo. ¿Quién dijo que el otoño es sólo melancolía? También es tiempo de romanticismo, de calor, de abrazos, de fuego y de pasión. Aunque menos frecuente, la decisión de casarse en la estación más romántica es acertar […]
BLOG
Español