Cuenta la leyenda que el dicho popular “hay noche pa rato” procede de aquellas primeras zambombas jerezanas del siglo XVIII, cuando se reunían los vecinos de los corrales y gañanías del barrio de Santiago, Cruz Vieja o el de San Miguel en el ocaso de las vísperas de la Nochebuena y, acompañados por zambombas, guitarras y panderetas; unos buenos guisos en la candela, dulces caseros y vinos para templar el frío y la garganta, celebraban su particularísima Navidad durante toda la madrugada bailando, comiendo, cantando y bebiendo. “Hay noche pa rato” o, lo que es lo mismo, tenemos todo lo que tenemos que tener para una buena juerga: amigos, flamenco y el estómago contento. Trescientos años después seguimos teniendo idéntico concepto de la diversión y la celebración y la Zambomba jerezana continúa siendo la noche más cálida y alegre de la Navidad.

Alfonso Catering propone dos espacios singulares donde recibir la Navidad a ritmo de zambomba en Jerez, “El Bosque” o “El Museo Taurino”, donde, sin coste de alquiler, se ofrece el  menú más propio de esta singular fiesta y la decoración más tradicional para que el único objetivo del comensal sea disfrutar de la noche más flamenca.

Todo el mundo guisa, todos los vecinos cantan y bailan, anarquía y alborozo a partes iguales al ritmo ronco de la zambomba y el cuchillo rascando la botella de anís, y esos villancicos a ritmo de bulería, porque en Jerez se reinventa cada Navidad ese palo nuevo: cualquier ritmo es posible de ser reconvertido en flamenco en las gargantas de los mejores cantaores. El protocolo es democrático y participativo jolgorio y el muy andaluz “cucharón y paso atrás”.

Según manda esta tradición no escrita, el menú en la Zambomba jerezana, se compone de guisos propios de la estación y de esta zona, como la sopa de tomate, el ajo caliente, los alcauciles con papas, la cola de toro, la carrillada al oloroso, las espinacas con garbanzos, o las papas con chocos. Un variado para que el cuerpo entre en caja y combatir los fríos invernales, ya que lo peculiar era celebrar esta fiesta en la calle. Y de postre: la proverbial poleá y los pestiños, además de los dulces propios de la fecha.

diciembre 10, 2014

Zambombas en Jerez: La Navidad por bulerías de Alfonso Catering

Cuenta la leyenda que el dicho popular “hay noche pa rato” procede de aquellas primeras zambombas jerezanas del siglo XVIII, cuando se reunían los vecinos de los corrales y gañanías del barrio de Santiago, Cruz Vieja o el de San Miguel en el ocaso de las vísperas de la Nochebuena y, acompañados por zambombas, guitarras y panderetas; unos buenos guisos […]
BLOG
Español