Ensalada de salmón con aroma de vainilla y alga wakame
junio 25, 2017
Vivir y celebrar tu boda al aire libre
julio 20, 2017

El mascarpone, ese queso de la región de la Lombardía italiana, es el que da cuerpo a este postre increíblemente rico y delicado. La textura cremosa y untuosa del mascarpone recuerda a otro postre mítico, el tiramisú, que los buenos amantes de la gastronomía italiana conocerán bien. En este caso, el jefe de Pastelería de Alfonso Catering se ha inspirado en esta materia prima del norte de Italia y la ha adaptado a un postre nuevo que te invitamos a que prepares.

Ingredientes (4 personas):

  • 500 ml de nata
  • 300 gr de queso mascarpone
  • 150 ml de licor de Amaretto
  • 100 gr de nueces trituradas
  • 120 gr de azúcar
  • 3 hojas de gelatina neutra

Preparación:

En primer lugar pondremos a hidratar las hojas de gelatina en un bol con abundante agua fría. Es muy importante hidratar estas láminas en agua fría, porque si lo hacemos en agua caliente corremos el riesgo de que se derritan, se peguen al fondo del recipiente y no podamos usarlas.

En un recipiente aparte, vertemos la nata junto con el azúcar y el queso mascarpone. Montamos con una batidora de varillas hasta que quede similar a la consistencia de la nata montada. No será difícil debido a que el mascarpone no es un queso como tal, es más bien una crema de nata dulce.

Ponemos a calentar el licor de Amaretto sin que llegue a hervir y escurrimos bien las hojas de gelatina y las añadimos al Amaretto hasta que se diluyan completamente. A esta mezcla añadimos las nueces picadas.

A continuación mezclamos el Amaretto con la gelatina diluida y las nueces con la nata y el mascarpone realizando movimientos envolventes con una pala, de forma que no se pierda la consistencia de la nata y el mascarpone.

Vertemos la mezcla en moldes del tipo que más nos guste. Nosotros solemos elegir unos redondos o de semiesfera. Congelamos durante 24 horas y se desmolda al cabo de ese tiempo y se sirve con almendras laminadas por encima.

BLOG
Español